La piscina falsa del museo que permite a sus visitantes caminar bajo las aguas sin escafandra

La piscina falsa del museo que permite a sus visitantes caminar bajo las aguas sin escafandra

http://feedproxy.google.com/~r/es/gizmodo/~3/2LcGjxAZ8cs/story01.htm

Obelix siempre decía aquello de “están locos estos romanos”. Pero anda que los japoneses… o los argentinos. Porque esta piscina que veis está ideada por un artista argentino y han sido los japoneses quienes han dado el visto bueno para construirla en el museo japonés de arte contemporáneo de Kanazawa. Una piscina en cuyo fondo parecen pasear personas sin estar provistas de elemento respirador alguno. Desasosegante, como podrás comprobar en el vídeo que te ofrecemos a continuación. El imprescindible blog de Kirai, un geek en Japón, es una cita ineludible para quienes sientan pasión y/o curiosidad por el país del Sol Naciente. Hoy nos sorprende con esta desopilante instalación en la que el espectador situado cerca de la piscina puede distinguir como en el interior de la misma, bajo las aguas, hay personas que deambulan tranquilamente, sin escafandra y sin necesitar salir a respirar aire a la superficie. Al final el truco se desvela si descendemos al sótano y accedemos al “interior” de la piscina, una estancia con las paredes pintadas de azul y con un “techo” de cristal sobre el que hay una delgada lámina de 10 centímetros de agua que consigue dar la impresión a los paseantes de la superficie de que todo el vaso de la piscina está lleno del líquido elemento. Una impresión muy inquietante la que causa ver la piscina desde arriba, mientras distingues a la gente del fondo que pasean sin prisa por salir a la superficie, como se ve en este vídeo. Todo ello obra del argentino Leandro Erlich, que quizá haya llevado un poco lejos esto de gastar bromas con gente en el fondo de las piscinas, pero el arte a veces es así de profundo. ─[Kirai]

Image via Wikipedia
Anuncios

La piscina que aparece y desaparece [Veredicto: caminando sobre el agua]

La piscina que aparece y desaparece [Veredicto: caminando sobre el agua]

http://feedproxy.google.com/~r/es/gizmodo/~3/-qKGy7mihh4/story01.htm

Pinche aquí para ver el vídeo A veces pienso que la gente ya no me puede sorprender más, y evidentemente me equivoco. Pensaba que lo había visto todo en lo que se refiere a piscinas pero no era así. Piscinas cubiertas o descubiertas, con las formas más increíbles y los acabados más lujosos, con diferentes profundidades, oleaje artificial, música subacuática, y varios tipos de fundas y tapas para protegerlas en invierno, etc. Pero nunca se me habría ocurrido pensar en una piscina que aparece y desaparece ante nuestros ojos, cosa que se consigue aquí levantando y hundiendo el piso de la misma con un elevador. Ahora tenemos una placeta enlosada en el jardín, y ahora una piscina bastante “apañada”. En un visto y no visto. Ingenioso ¿Verdad? La historia real (o lo que dice la Web) es que la piscina pertenece a la Sra. Delicia Kanetis, una viejecita estadounidense que fue bailarina en su juventud, y a la que su médico le recetó ejercicios acuáticos para tratar los dolores de su desgastado cuerpo. Como no disponía de mucho espacio en el jardín, su hijo constructor (Stefan) le diseñó una piscina que se “escondía” totalmente cuando no se requería de su uso. Con un piso que sube y baja, por el que se filtra y cuela el agua de la piscina, Stefan Kanetis ideó un complemento muy original para el jardín, pues es verdad que para el uso puntual que se da a las piscinas estas requieren de mucho espacio y atenciones. La verdad es que no sé si nuestro inventor es amante de las películas de James Bond, tiene una batcueva bajo el salón de su casa o es un supervillano con una morada secreta y miles de pasadizos y puertas ocultas en su casa…, pero lo del invento para su señora madre es de chapeau y muy original.  ─ [Neatorama]